Crítica: El callejón de las almas perdidas

Dos partes que se olvidan entre sí

Título original: Nightmare Alley

Año: 2021

País: Estados Unidos

Género: Drama y suspenso

Dirección: Guillermo del Toro

Guion: Guillermo del Toro, Kim Morgan, William Lindsay Gresham (novela)

Protagonistas: Bradley Cooper, Cate Blanchett, Toni Collette, Willem Dafoe, Rooney Mara, Ron Perlman

Fotografía: Dan Laustsen

Música: Nathan Johnson

Producción: TSG Entertainment, Double Dare You Productions, Searchlight Pictures (distribución)

Duración: 2 horas y 30 minutos

La pregunta de si un hombre puede ser una bestia es válida, siempre y cuando la narración provea pistas para concretar la realidad de dicho interrogante. En El callejón de las almas perdidas (remake de su homónima de 1947) pasa todo lo contrario.

Con un casting que va desde Bradley Cooper, Willem Dafoe y Toni Collete hasta Cate Blanchett, Rooney Mara y Ron Perlman, Guillermo del Toro ataca en la primera hora con su fórmula. La perspectiva de Stanton Carlisle (Cooper), la tormenta continua, el circo alejado del mundo, las tentaciones sobrenaturales que pululan dentro y fuera de escena… Las partes conforman una escenografía que juega con mentes y cuerpos, rozando la insanía que es marca del director.

El “catolicismo morboso” que crió a Del Toro aparece aquí y allá con ironía, entre el pecado, la culpa y las soluciones a las que acudimos para remediarla. La aventura del estafador wannabe recibe flashbacks que lo ponen contra las cuerdas.

Pero ocurre algo que también emerge como estafa: tras un primer acto redondo, el film abandona casi todo lo anterior, al punto de parecer estar dirigido por otra persona. ¿Será que la otra guionista, Kim Morgan, tomó el mando tras el primer acto?

Ni la estética, ahora citadina, nevada y fría (nula sutileza), recupera una pizca del armado circense. Las transiciones de fundido negro y ruidoso desaparecen, y Cooper aparece como hombre trastocado más que evolucionado. En su rol de psiquiatra, Blanchett trata de iniciar otro arco, pero se reitera en la pose de mujer frígida e inescrutable (otra vez, y van…). La alianza de los dos es una impostación completa.

Bradley Cooper y Rooney Mara, en la primera parte de El callejón de las almas perdidas

Como si fuera una película clase B, los personajes vuelven despojados de la personalidad que tan bien se desarrollaba al principio. Y esa falsedad halla correlato en diálogos inertes. ¿Algo más para completar el anticlímax? Sí, el gore inconexo, la violencia gratuita, el interrogante de bestia y hombre que no se infiltra, sino que se asoma de golpe.

Cuando llega el (buen) final, el círculo que parecía existir en la primera hora está chueco. El desvío anterior fue demasiado. El callejón de 2022 está lejos del de 1947. Otra vez será.

Lo mejor: La primera parte.

Lo peor: La segunda parte.

Brinda: Entretenimiento al paso

Nuestra calificación:
Calificación de los lectores:
Seleccioná una estrella para votar

Y a vos, ¿qué te pareció? ¡Dejanos tu comentario!

¡Dejanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Ingresá una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed