Crítica: Poco ortodoxa

Título original: Unorthodox

Año: 2020

País: Alemania

Género: Drama

Creada por: Anna Winger

Protagonistas: Shira Haas

Producción: Studio Airlift, Real Film Berlin

Plataforma: Netflix

Temporadas: 1 (miniserie)

Duración capítulos: 53 minutos

En Poco ortodoxa, serie de Netflix basada en las memorias de la escritora Deborah Feldman, el ritmo de la historia le gana a la profundidad.

¿Es una comunidad ultraortodoxa de la que escapa “Esty” (Shira Haas)? Sí, es una comunidad ultraortodoxa. ¿La van a perseguir para devolverla a Nueva York? Sí, su esposo y un primo se encargarán de ir a buscarla a Berlín. ¿La vida es oscura en Estados Unidos y mejor en Alemania? También: hasta la iluminación lo afirma.

Sin embargo, entre previsibilidades y momentos de telenovela, asoma una serie que quiere llevar adelante una pequeña narración donde el escape no es tan simple y todos los personajes tienen algo por lo que redimirse. De hecho, uno de los primeros alicientes es descubrir que, a pesar de que la señalan como “huérfana”, Esty tiene una madre lesbiana en Alemania (y por eso, una especie de faro que le indica hacia dónde huir) y un padre alcohólico y ausente (a pesar de estar a metros de ella).

También está el tema de la música: unas clases de piano odiadas por su comunidad jadísica, una orquesta que la emociona, un coro que le reafirma sus gustos y un club de melodías techno que termina de abrirle ese otro mundo. A falta de una mejor fotografía, la música marca la evolución de Esther Shapiro.

Si bien el boom de la serie se explica por la descripción concreta que se hace de un estilo de vida que no tiene aspecto sin regular (sobre todo, para con las mujeres), también hay una parte de atracción en el carisma y los gritos contenidos en los ojos de la fugitiva.

Su periplo en Berlín, rápido pero honesto, genera que enseguida tome el mando. Dentro de lo previsible, la chica aporta esa cuota de tensión dramática repartida entre flashbacks -felices y dificultosos- y las relaciones con sus nuevas amistades. Es innegable el elemento externo, pues la actriz conoce el ambiente desde su personaje en la serie Shtisel (historia sólida de Netflix).

Entonces, sí: Poco ortodoxa es ortodoxa en su manera de contar (con nazismo incluido) las miserias y triunfos judíos, pero se eleva a través de su protagonista y un escape que suma pequeños momentos de intensidad.

Lo mejor: la caracterización de Esty y la intimidad de los ultraortodoxos.

Lo peor: poca originalidad en el núcleo del planteo.

Brinda: Esperanza y reflexión

Nuestra calificación:
Calificación de los lectores:
Seleccioná una estrella para votar

Y a vos, ¿qué te pareció? ¡Dejanos tu comentario!

¡Dejanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Ingresá una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed