Crítica: How to get away with murder

Por Guadalupe Reboredo

El 14 de mayo, ABC transmitió el último capítulo de la serie de abogados que atrapó a la audiencia. Sin perder coherencia, la historia fue mutando del pragmatismo amoral a las banderas por los derechos civiles de las minorías de EEUU. Luego de seis temporadas, la penalista Annalise Keating se despidió de la pantalla con grandes discursos y, como era de esperar, una ola de asesinatos.

 

How to get away with murder se estrenó en 2014. Creada por Peter Nowalk, generó gran expectativa sobre todo por su productora, Shonda Rhimes, guionista de la interminable Grey’s Anatomy, experta en sostener la tensión argumental. Y es que si hay algo que caracteriza a esta serie es la manera de narrar, cómo va y viene en el tiempo manteniéndonos en vilo hasta cada final de temporada, ya que bastan unos pocos minutos iniciales para que nos preguntemos “¿cómo harán para salirse con la suya?”.

La historia gira en torno a Annalise, una mujer afroamericana de Memphis que logró convertirse en la mejor abogada de Filadelfia. Titular de una cátedra de derecho penal en la universidad de Middleton, Annalise elige, como todos los años, a cinco alumnos para que realicen prácticas en casos que ella defiende. Es así como conocemos a los jóvenes y entrañables Laurel, Michaela, Connor, Asher y Wes, cada uno con sus propias problemáticas y estereotipos. Entran a escena, también, los fieles y enigmáticos seguidores de la abogada, Frank y Bonnie. A lo largo de la serie seguimos las desventuras de los protagonistas que, por distintos motivos, se ven envueltos en homicidios, mientras en cada capítulo se desarrolla un caso penal en particular.

 

Aunque el formato híbrido entre serie y miniserie (es decir que podemos disfrutar de un capítulo suelto pero a la vez hay una historia central y lineal) es casi siempre un éxito, el gran componente de HTGAWM es la complejidad del personaje de Annalise Keating: alcohólica, hosca, muchas veces maltratadora, es también brillante y profundamente humana en su modo de querer y cuidar al entorno. La actriz Viola Davis pone el corazón en la pantalla y nos recuerda a Hugh Laurie dándole vida a Doctor House; son personajes que transitan el límite entre el afecto y el rechazo de los televidentes, pero siempre queremos que ganen. En 2015, Viola Davis se convirtió en la primera mujer negra en ganar un Emmy por un papel protagónico.

 

En cuanto a los casos judiciales que aparecen en pantalla, es notable cómo hay un viraje que se relaciona con el camino transitado por Annalise (¡alerta de spoiler!). Tras su paso por la cárcel, la abogada entiende que ha llegado la hora de defender a quienes no tienen voz, impactada por la magnitud de la discriminación racial, muy a tono con los recientes levantamientos que piden justicia por George Floyd. A partir de la cuarta temporada, la abogada deja de representar a eventuales asesinos adinerados y se propone defender a las clases sociales subalternas llegando a la Corte Suprema y enfrentándose, hasta el final de esta historia, con la gobernadora de Pensilvania. En el medio, los amores van y vienen, nacen hijos o se descubren nuevas paternidades, pisa con fuerza el FBI (ya no sólo la Fiscalía General) y, por supuesto, continúan las muertes en el entorno íntimo de Annalise y sus alumnos, con quienes la relación fluctúa entre el respeto y el odio.

HTGAWM es un culebrón con todas las letras, pero, lejos de bajarle el precio, los enredos dignos de una telenovela logran mantener el ritmo siempre arriba hasta lograr el clímax que saca el aliento. Son los personajes principales (y los actores que los sostienen, por supuesto) los que le dan cuerpo a esta serie que, si bien a veces abusa de los recursos (pone, como quien dice, toda la carne al asador), mantiene la verosimilitud de cada hilo con precisión y entusiasmo.

 

Es una serie digna de maratón, cuyas primeras cinco temporadas pueden verse en Netflix. Vale la pena adentrarse en el mundo de Annalise Keating y sus discípulos para sentirse criminal e inocente por un rato.

 

🤩 Lo mejor: Viola Davis, sobre todo cuando expone las miserias de Annalise en soledad.
😒 Lo peor: algunos giros exagerados, aunque la velocidad de los hechos hace que pasen sin generar ruido.

Valoración: Muy buena 😀

Nuestra calificación:
Calificación de los lectores:
Seleccioná una estrella para votar

Y a vos, ¿qué te pareció? ¡Dejanos tu comentario!

¡Dejanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Ingresá una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed