Crítica: Corazón loco

Por Julián Haramboure

Hace pocos días Netflix incorporó a su catálogo la película Corazón loco, protagonizada por Adrián Suar y dirigida por Marcos Carnevale. El film iba a lanzarse en marzo en los cines, pero quedó postergado por la pandemia. Se trata de un intento de comedia, ya que por un extraño guion el producto cambia de tono a la mitad.

 

Cuenta la historia de un médico bígamo (Suar), que engaña durante nueve años a sus familias, encabezadas cada una por los personajes interpretados por Gabriela Toscano y Soledad Villamil. Premisa noventosa, muy difícil de encarar como comedia en estos tiempos, una de las claves por las que la película no funciona. El hombre en cuestión vive de lunes a jueves en Mar del Plata, y de viernes a domingo en Capital Federal, con un meticuloso proceso en cada viaje para mantener sus mentiras.

En gran parte debido al mal guión, las actuaciones son de nivel bajo, salvo los aportes secundarios de Alan Sabbagh y Darío Barassi, los únicos que logran sacar una carcajada real.

 

Otro aspecto negativo a resaltar es el visible tinte televisivo que tiene esta producción, en especial por las explícitas y molestas publicidades durante la narración. A eso se le suma los innecesarios y flojos efectos especiales que utilizan en algunas escenas, algo que el director ya había hecho (también sin necesidad) en un fragmento de El fútbol o yo.

 

El cine de Suar atraviesa su momento más desteñido. A la excelente Un novio para mi mujer le siguieron propuestas sólidas como Igualita a mí y Dos más dos. Luego de eso, todo fue en caída libre. Y es en Corazón loco donde llega a su punto más bajo.

 

En relación al contenido, la temática queda anticuada no sólo por su premisa, sino por un claro enfoque machista y que busca que el espectador, a pesar de todo, empatice de algún modo con el personaje principal, lo cual es imposible. Es arrogante, confrontativo y cínico. No, gracias, no puedo empatizar con alguien así, más allá de que busquen endulzarlo en los minutos de cierre.

 

Además de los correctos aportes de los personajes secundarios, algo a destacar y que suma es la música, en especial la elección de hits clásicos en inglés que le dan mucho ritmo a ciertas escenas. Más allá de eso, poco para elogiar de una película que busca ser comedia y no lo consigue, busca tener suspenso y tampoco lo logra. El corazón del film está loco… y a mitad de camino.

 

🤩 Lo mejor: la música y la sólida actuación de Alan Sabbagh.
😒 Lo peor: enfoque anticuado y machista. Guion desprolijo.

Valoración: Mala 👎

Nuestra calificación:
Calificación de los lectores:
Seleccioná una estrella para votar

Y a vos, ¿qué te pareció? ¡Dejanos tu comentario!

¡Dejanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Ingresá una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed