Crítica: Black Widow

black widow scarlett johanson
Por Emilio Gola

En su intención de no dejar oculto casi ningún detalle de sus superhéroes, Marvel continúa su cuarta fase y se adentra en la historia de la primera mujer de los Avengers. Pero, tras el regreso progresivo de los cines y los rodajes debido a la pandemia, Black Widow no es un convite de alto nivel.

 

De trágico desenlace en Endgame, la exagente Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) vuelve para contarnos su trayecto entre Civil War e Infinity War. “¿Qué es verdaderamente una familia?” es la pregunta que rebota de manera intermitente a lo largo de casi dos horas y quince minutos. Podría ser interesante, si no fuera por los lastres que enfrenta.

Es necesario apuntar que el entretenimiento no falla, la esencia de Johansson está allí, los efectos tecnoheroicos son verosímiles y los nuevos personajes poseen un set de elementos carismáticos por fuera de los estereotipos, salvo el enemigo principal, Dreykov (Ray Winstone), hombre bien ubicado en su repugnancia que ofrece una mezcla no demasiado sutil entre machismo y poder. Ahora bien, el vuelo narrativo no surge ni siquiera con la banda sonora.

 

De un fragmento de origen de la Viuda Negra (“hija” de una familia soviética encubierta en los Estados Unidos durante la Guerra Fría) y un buen opening, llegamos raudos a su situación de fugitiva y a su encuentro con quien fuera su hermana, Yelena (Florence Pugh), chica entrenada por la Habitación Roja de Dreykov para convertirse en asesina… y hacer cosas que solo figuran en sobreexplicaciones del pasado. Después, hay un obvio encuentro con padre (David Harbour) y madre (Rachel Weisz) en una cena incómoda. De nuevo, el concepto de familia abordado de un tirón.

Claro está, el objetivo de Romanoff es ponerle un freno a ese espacio que no deja de raptar chicas de todo el mundo y desechar otras tantas en el camino a su perfeccionamiento como máquinas de matar (resumen: trata de personas traducida en misiones maléficas). Pero el problema es ese: todo está demasiado claro, nada existe por fuera de lo que observamos. El mecanismo está listo y, durante gran parte del camino, personajes y diálogos solo tienen que permanecer en su lugar.

 

¿Giros argumentales? Cero. ¿Charlas triviales? Muchas, incluso para una película de este tenor. Y, lo que es raro de ver en un film de este estudio, chistes superfluos o con poco timing, luchas de escaso sustento y un montaje que solo a partir de la segunda hora toma color. Es más: los cortes y las transiciones van a los tumbos; se alejan del resto del Universo Cinematográfico Marvel.

 

De este modo, la filmación bordea siempre una historia para la gran pantalla, otra para TV y otra para una serie on demand. Ni siquiera la propia Johansson brilla, sea en las batallas o en esas conversaciones que pretenden conformar (¿sin querer?) una especie de sitcom. De hecho, son sus compañeros de elenco los que salvan o elevan de a ratos un conjunto que aprueba por cierta pericia en la resolución final.

Por otro lado, el “aderezo” constituido por elementos feministas tampoco reviste fortaleza. Más allá de cuerpos francamente esculturales o dominados por el cliché de la hermandad instantánea, el problema principal de la Habitación Roja es que no demuestra los lazos suficientes como para pensar que su terminación, es decir, el salvataje físico y moral de las mujeres secuestradas, no está metido con calzador.

 

Al final de cuentas, Viuda Negra parece un producto que se le va de las manos a Cate Shortland (Somersault, Lore), directora que incursiona por primera vez en el cine de superhéroes. Más que acción, aquí Marvel nos brinda inercia. Decorosa, pero inercia al fin.

 

🤩 Lo mejor: el carisma de los personajes secundarios.
😒 Lo peor: la falta de inspiración para narrar.

Valoración – Correcta 🙂

Nuestra calificación:
Calificación de los lectores:
Seleccioná una estrella para votar

Y a vos, ¿qué te pareció? ¡Dejanos tu comentario!

¡Dejanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Ingresá una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed